Clean Up Woman, Candy Dulfer

Anuncios

Doblete de series de culto: “La vida eterna” y “Free Puigdemont”

Free Puigdemont

En El Confidencial, el sábado 28 de abril:

Puigdemont, sobre su futuro: “Pasaré décadas en la cárcel o años en el exilio”.

No es que mi vida sea en estos momentos un lecho de rosas, y sin embargo el otro día me encontré pensando que me gustaría vivir siempre.

Entre otros motivos que despiertan mi ilusión por la vida eterna aquí en la tierra –y quién sabe si en otros planetas– está ver en qué acaban las aventuras de Puigdemont, que no parece que vaya a suceder de hoy pá mañana.

 

 

Sentencia previsible: indefensión de la mujer, indulgencia con el macho

chica violable

Mujer violable, la noche es de ellos

manada violadores

hermana si te creo fútbol

Esperaba una sentencia blanda.

¿A quién le puede extrañar esta sentencia en un país donde los intelectuales son capaces de dedicar varios artículos de lo más sesudo a defender al personaje de Humbert Humbert sin ser capaces de decir nada cabal del personaje femenino, Lolita-Lola, que levante su secuestro de la perspectiva machista?

¿A quién le extraña que las mujeres no denunciemos o que retiremos las denuncias por violación, abuso o acoso, vista esta sentencia, en pleno siglo XXI?

Conciencia ecológica en Otro zoo, de Rodrigo Rey Rosa, y en Distancia de rescate, de Samanta Schweblin, en El Rinconete

otro zoo portada

 

El Rinconete del Instituto Cervantes

El tema de la amenaza a la ecología es recurrente en la narrativa de Rodrigo Rey Rosa (Guatemala, 1958) en paralelo a su otro tema mayor, la violencia política en América. Está presente de manera directa en Otro zoo (2007) e indirecta en El material humano (2009), entre otros títulos. Conciencia ecológica también es salvaguardar las culturas prehispánicas, uno de los asuntos que trata Los sordos (2012). No falta a veces la esperanza en alternativas viables, como cuando en El material humano el narrador aparece ensayando con su hija cierto proyecto de casas construidas a partir de papel prensado.

La conciencia ecológica en Latinoamérica es un tema vertebral del subcontinente, como mostró el ensayo de Eduardo Galeano Las venas abiertas de América Latina, donde denuncia la extracción de metales preciosos por compañías norteamericanas en países bajo dictaduras militares, riqueza que no revierte suficientemente en sus poblaciones.

La colección El otro zoo comparte un ritmo muy bien sostenido sin altibajos y el protagonismo de niños y de animales. El que me interesa comentar en este rinconete es el relato, más largo que el resto, «Finca familiar». Aunque contado en tercera persona, la narración se pega a la psique del niño, Hércules, y construye una trama de varios filos sobre la familia —los padres con el niño— que se ha retirado a la finca, dejando la ciudad, con el pretexto de rebajar gastos, cuando en realidad el padre sufre un problema de drogadicción —el narrador habla de «polvos» que toma por la nariz— que determina la gestión irresponsable de la otrora rica propiedad, pues no pueden explotarla bien a falta de ingresos suficientes. La ruina está representada por la enfermedad del viejo caballo que monta el niño.

Hércules observa los diferentes proyectos que ocupan a los padres: el padre pinta cuadros, bonitos, pero que nadie quiere comprar hasta que su venta es usada de cebo por la pareja interesada en la finca prometiendo que el dinero obtenido permitirá a la madre pedir el ansiado divorcio. Entre paseos por su finca, el niño intuye los intereses ocultos, las identidades mentidas de la extraña pareja —él, un extranjero, se presenta como aficionado a «las piedras»—; cree que ambicionan el agua abundante de la finca, pero van tras la riqueza mineral, descubierta por el del acento extraño. En un giro de la trama que conjuga varios leitmotivs de Rey Rosa, se simboliza el mal aprovechamiento de las riquezas por sus propietarios legítimos, su explotación por extranjeros, norteamericanos a menudo, que no vacilan en arrasar el territorio ni en alterar el paisaje, con las conocidas consecuencias sobre la orografía y el medio ambiente que aceleran los estragos del cambio climático. El chico, adoptado-rehén de la pareja mediante una artimaña legal, es otro leitmotiv del escritor: la indefensión de los niños, siempre más sensibles a los súbitos cambios de energía que anuncian peligro.

distancia rescate portada

Distancia de rescate (2014) también habla de la intuición del peligro. Con las estrategias del género fantástico —también con niños de misterioso comportamiento y animales enfermos en un territorio apenas familiar y el consabido juego con el tiempo elástico o suspendido— trata del envenenamiento del agua de terrenos de cultivo y su efecto en la salud de los seres vivos. Samanta Schweblin (1978) alterna dos tiempos, dos voces, sin la mediación de un narrador que acote psicologías o aclare los enigmas que le propone al lector al relatar la agonía de una mujer que sufre la intoxicación letal que contamina un pequeño pueblo donde estaba de vacaciones con su marido y su pequeña. Es una estrategia eficaz para transmitir y mantener un tono de desasosiego de una trama que, narrada convencionalmente, distanciaría al lector del efecto de la enfermedad, los estados alucinatorios, o las historias de magia y transmigración de cuerpos. Prefiere sostener la narración con el diálogo fantasmagórico en el umbral de la muerte entre una mujer joven y un niño.

Schweblin saca partido del vínculo maternofilial, del hilo invisible que conecta visceralmente a los seres queridos, y del terror irracional a que las criaturas sufran un daño irreversible por no llegar a tiempo de rescatarlos. Lo hace mediante la imagen de la «distancia de rescate», que cobra diversos significados. Es esa distancia máxima que la madre calcula que puede permitirse para tener a los niños dentro del área de su protección; sugiere además el margen de reacción, el tiempo que le queda al hombre del siglo xxi para frenar y evitar la amenaza al medio ambiente.

“¿Pueden las abuelas españolas dar caramelos de anís a sus nietos?” Una fantasía distópica de Philip K. Dick

Ataque a Siria - Syria attack - intervenida x Descontexto-2

Ataque en Siria de USA-Francia-Gran Bretaña, con el apoyo de los aliados y nuestras bases. Trump pasando la factura bélica y el pronto pago a los amigos. Foto del bloG Descontexto

Lo de Siria parece una nueva versión de la dilatada intervención en la guerra de Yugoslavia de los 90; nunca parece el momento de parar las hostilidades y cuando llega el momento es tarde para restablecer algún tipo de normalidad. Y Rusia liándola más.

siria ataque damasco night

Damasco anoche bajo los misiles. “El primero de los ataques, ocurrido cerca de Damasco, tuvo como objetivo un centro de investigación científico utilizado, según el jefe del Estado Mayor Conjunto de EE UU, general Joseph Dunford, para “la investigación, desarrollo, producción y pruebas de armas químicas y biológicas”. Foto: Hasssan Ammar. El País

No nos acordaremos mañana ni pasado mañana de los fotorreporteros y periodistas muertos, asesinados, en primera línea de fuego… Como Yaser Murtaja, fotógrafo palestino de 30 años, murió el viernes por el disparo de un francotirador israelí. La ultraderecha israelí asegura que, cómo no, el fotógrafo estaba a sueldo de Hamás; sin embargo, el propio Murtaja denunció en 2015 que los de Hamás le habían dado una paliza de cuidado y le “confiscaron el material grabado”. Un ejemplo claro del peligro que asume el fotorreportero independiente, peligro que nunca han asumido ni asumirán esos comisarios de arte contemporáneo que no saben cómo llenar las salas municipales ni qué hacer, que no sea el ridículo, con el presupuesto y el sueldazo que les regalamos. Por no parecer ingenuos, algunos caen en el cretinismo.

sofia nietas y nuera

Fotograma de la exitosa serie española “Familia irreal”, con las actrices del episodio “Reconciliación”, dirigido por Letizia Ortiz Rocasolano (a la izquierda), de la Productora La Zarzuela, que aspira a diversos premios: Oscar a la mejor interpretación secundaria (Sofía de Grecia), un prodigio de contención y veteranía; Oscar al talento incipiente (Leonor de Borbón) por su capacidad para sugerir un carácter rebelde en gestación; Oscar a la vis cómica (Sofía de Borbón) por el tono de “a mí plín, yo no heredo nada” que imprime a todas sus apariciones, y Oscar al mejor vestuario.

 

Y Letizia, reina consorte, tan preocupada por que a las nenas no se les ensucie el estómago con los caramelos de anís que se empeña en darles la yaya Sofía… Que no son los caramelos, Letizia, que no son los caramelos, quién diría que fuiste periodista. Que para bombas las que te caen… Ya, ya, mira, déjalo… que hay un paso muy corto entre tener razón y perderla. Y así, hágase la voluntad de Trump.

guerra química 1

Guerras lejos de casa (foto de la web) Siria y el desgaste de la opinión pública mundial

Yasser Murtaja fotorreportero palestino

facebook jefe troll twitter

occidente ataca siria

Ups, man, we’re all guilty!

 

 

Hablando de currículums heterodoxos…

Yale University descargas artículo Missing

Artículo descargado desde la Universidad de Yale (Estados Unidos)

Captura de pantalla de los informes de actividad que la revista Dissidences (Bowdoin College, Maine, USA) suministra a sus usuarios de los artículos publicados.  Me llamó la atención la cantidad de descargas y de entradas en el blog para ciertos artículos de crítica literaria y quise averiguar vía google a qué se debía semejante afán.  Vi entonces lo que refleja la imagen: que desde la universidad de Yale se habían descargado el artículo dedicado al Missing de A. Fuguet. Y que mi trabajo del Doctorado de Humanidades dedicado a Marguerite Duras –el famoso doctorado de la Pompeu que no continué porque no había quién podía dirigirme la tesina y luego la tesis; tampoco tenía ganas de eternizar la condición de estudiante– está incluido en la Bibliografía de otra universidad, argentina.

Lacan y pizarra

Jacques Lacan, profesor heterodoxo, y los discursos paradójicos.

Y que en el Círculo Lacaniano Joyce presentan como lecturas recomendadas mi artículo sobre la controversia en torno a la traducción de Marcelo Zabaloy del Finnegans Wake  del irlandés, que publicó El Trujamán y reprodujo el Club de Traductores Literarios de Buenos Aires (donde con toda probabilidad lo leyeron), que fue el punto donde arrancó y se desarrolló el ameno debate.

risas emoticosemoticon lagrimitas

Pues eso, que por no llorar me estoy echando unas risas con los másteres que en las últimas semanas aparecen y desaparecen de los currículos de políticos y otros personajes mediáticos. Me río también recordando el empeño que puso aquella en que su husband la colara en la universidad norteamericana donde él impartía clases y tenía cargo, así como el esfuerzo en relaciones públicas e invitaciones que hizo para atraerse a profesoras de prestigio y el escaso empeño que ponía en el meollo del asunto, es decir, la elaboración y escritura del texto. El ilusionismo por el cual se consigue el título sin texto y sin asistir a clases estaría en fase de desarrollo.