Sentencia del caso Noos: la infanta por fin canta

La luna me embrujó y me llevó hasta ti,
veneno del amor que yo feliz bebí
Y aunque mi pecho ardió y me abrasó la piel,
me supo dulce como la miel

Tus ojos, bandido, robaron con cuentos la sangre
y la vida de mi corazón
Tu ausencia en mis noches provoca lamentos,
suspiros y llantos, y oscura pasión

Y ahora cada vez que de mi lado te vas,
siento el dolor crecer más y más
Así que abrázame con furia de huracán,
que el fuego de tu amor sea como un volcán
Y luego bésame, atrápame en tu red,
que al fin tus labios colmen mi sed
JUICIO CASO NÓOS

Urdangarin saliendo de la vistilla, después de la sentencilla que le ha caído al muy pillo, digno discípulo del Lazarillo

copy foto: de la red. Espero que al fotógrafo le den el próximo WorldPress Photo. Ningún gesto resume mejor que este retrato la máxima: la justicia no es igual para todos.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s