No es un plan, es una revolución: no estamos condenados al fracaso

Era inevitable que surgiera un movimiento destinado a frenar el acoso moral en los ghettos. Kery James parece haber asumido el papel de guía, el rap como el godspell de las banlieues.

Me ha hecho gracia el momento en que recita que ha de costarles el doble de esfuerzo –que a los blancos burgueses, se entiende– alcanzar sus objetivos, pero que no están predestinados al fracaso. Viendo cómo funcionan en España los engranajes de inclusión exclusión del mundo de la cultura, me pregunto cuánto falta para que surja un movimiento de auténtica modernización-integración, transversalidad de clases, razas, internacionalización, pensamiento descolonizador, etc.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s