Doblemente Chile

mapa-santiago-chile

Mapa de Santiago de Chile

Semana doblemente chilena. Al fin me llegó el contrato de la traducción que está previsto se publique el año que viene por la editorial LOM. Ya se irán concretando los detalles. Surgió gracias a los ánimos de Jorge Fondebrider porque yo hace mucho que perdí el optimismo y no veo más allá del día que vivo. Gracias también a Paul Lequesne, traductor del ruso al francés, que fue quien insistió en que pidiera la beca de Arles, que pude aprovechar el pasado marzo. Y a J. Cambreleng, que consideró que merecía la pena encajarme pese a que el contrato aún estaba en el aire. En Arles se acordaban de que la vez anterior, en 2008, me fui antes de terminar la beca porque me dio un “ataque de pánico”. Evidentemente, no significa que hubiese una escena manicomial sino que no hubo forma de convencerme para que agotara los días debido a lo preocupada que estaba por si no había otra traducción para mí y me lo estaba pasando demasiado bien. Así de excelente y de tranquilizadora ha sido mi comunicación con los editores españoles.

También esta semana me confirman desde Dissidences, de la Bowdoin University, que se publica el (largo) artículo dedicado a la novela del chileno Alberto Fuguet, Missing (Una investigación). Por cierto, que el artículo incluye una extensa mención a la influencia de otro chileno, Bolaño, en la novela de Fuguet, a partir de un artículo dedicado a Los detectives salvajes, el cual me parece que responde por sí solo al (increíble) artículo que publicaba días atrás Olmos. Cuando escribía Sobrevivir a Bolaño; Bolaño o las angustias de la posteridad recuerdo bien que en la tercera línea me quedé parada –ahí se terminaba toda mi manía a R.B.–, me puse en la piel de un escritor y ya salió todo. En fin, no tiene más importancia. Ahora estoy batallando con las normas de citas. Uufff, cada publicación parece tener su librillo. Empecé a redactar el artículo en ¡2012! en medio de mis habituales penosas peripecias y avatares. Viene bien ocuparse en estos ejercicios anti-sentimentales para no extraviarse en la melancolía.

america-mapa

Ah, las Américas!

Guardar

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s