Curiosidades: Tangos de Málaga con Antonio Gades y luego con Marisol

Amigos andaluces se asombran de lo mucho que me gusta el flamenco y yo misma no sé explicarlo, pero me gusta mucho, sin sobredosis. Supongo que lo que me atrae es ese talento hecho de instinto y belleza natural. Y las voces, luego el parentesco africano.

De muy pequeña, recuerdo haber visto en un programa de televisión, un domingo por la mañana, a la bailaora Carmen Amaya dándolo todo en uno de esos zapateados suyos por los que se hizo famosa. Más adelante, a diferencia de mis amigos de la universidad, nunca me dio la vena de apuntarme a clases de sevillanas.

Aquí está Pepa Flores, que fuera mujer del bailaor Gades –y antes de eso niña bonita del cine franquista rebelada contra semejante papelón–, cantando por tangos la misma canción que se canta y se baila en el vídeo de arriba. El flamenco, como saben muchos españoles, pero no los que leen el blog desde el extranjero, fue utilizado por el franquismo como marca-España y quedó muy desnaturalizado por la baratería, igual que el vino de garrafón que se daba a los turistas. Muerta la bicha, el flamenco conoció un resurgir y  la renovación que lo llevó a las salas de todo el mundo, acompañado a veces de gente como Al di Meola, etc. Esa ya es historia reciente y conocida.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s