Cuando el destino nos alcance… don Mariano o la vida sin plasma… ni cataplasma

Mariano-Rajoy-suficiente-Congreso

Es reconfortante ver a don Mariano obligado a tomar su propia medicina. Disfruto viéndolo durante ocho meses ya –¡son pocos!– en el papel de los millones de españoles sin trabajo que se presentan a una entrevista tras otra bregando por que les den por fin un puesto para el que creen estar más que cualificados y un sueldo acorde a las obligaciones.
Me gusta verlo como veo mi vida desde que tuve la pésima suerte de tropezar con fachosos disfrazados de progresistas: preguntándose desconcertado qué va a ser de él, cuál su suerte, quién su enemigo, quién su aliado, obligado a reinventarse profesionalmente –de cómico en la última investidura, con una corte de bufones aplaudiendo con tibieza las gracias ensayadas–, peleando con los fantasmas de la historia inmediata. Así tuviéramos todos dinero en paraísos fiscales para transmitir su entereza…
Leo que el New York Times le envía un recado a Sánchez para que “deje” gobernar a Rajoy. Al lobby político norteamericano no le basta con haber deshecho la emergencia de una nueva izquierda en Sudámerica para reinstalar a una derecha sin inhibiciones, ahora toca atar en corto a España y a todo el que se desmande hacia la izquierda. Francia está con las couilles por corbata a golpe de atentado. Mantienen a Castro pero asfixian el Cono Sur… volvemos a la política de patio trasero. Y Putin, y Asad y Macri… por Dios, queremos conocer a los guionistas de este serial.

periodistas-discurso-Rajoy-presidente-preguntas_plasma

El Aparecido y las Tablas de la Ley del FMI

Ay, los islamistas radicales. Ay, los populistas descerebrados. Qué suerte que siempre haya un coco a mano para sembrar el caos y devolver al redil a las ovejas descarriadas. Tan bobas, tan destinadas al matadero…

Beeeeee, Beeeeeeeeeee, don Mariano, beeee, beee, repita con todos los españoles de bien, Beee, beee, es usted una oveja más del redil. Parece la más dócil. Solo esa vida secreta de sobres con fajos de billetes, de testaferros siniestros, de bailes desaforados grabados con móviles y difundidos en youtube, esa vida de pagos en diferido, de pegajosos y sobreactuados besos a la esposa en un balcón tras perder unas elecciones generales, nos hacen albergar la esperanza de que su docilidad al FMI y a todos los organismos que, no se cansa de repetir, representan “el sentido común” es la pantomima de un político de raza, de un intrigante maquiavélico. Así tuviéramos todos un concepto tan pragmático como el suyo del paraíso. El mío es el clásico paraíso de gratificaciones sensuales, y una de sus maravillas es la certeza de no ir a encontrarle nunca, ni a usted ni a los suyos, en él.

ovejas on the road

Ovejas yendo de culo… como cualquier currito español

 

Guardar

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s