Rodolfo Walsh, pionero del nuevo periodismo: Operación Masacre y ¿Quién mató a Rosendo? en El Rinconete

El Rinconete – Centro Virtual Cervantes

Hoy traigo a un escritor en las antípodas de Félix de Azúa, el argentino Rodolfo Walsh, escritorazo cuyo estilo ha dejado huella en generaciones posteriores. No digo que haya que salir con pistolas a defender la propia posición, aunque la Argentina de los milicos y la Triple A no era lo que se dice un amable jardín de infancia.
El prurito de “escribir bien” dentro del género de la crónica periodística probablemente no se entiende sin su magisterio. Allá vamos:

Rodolfo Walsh (1927-1977) está considerado el pionero del nuevo periodismo —o novela sin ficción, llamada también faction—, un género célebre gracias sobre todo a los norteamericanos Truman Capote, Norman Mailer y Tom Wolfe. Walsh se adelantó a todos ellos al publicar en 1957 Operación Masacre, la crónica novelada de un escalofriante suceso acaecido la noche del 9 al 10 de junio de 1956, en José León Suárez, provincia de Buenos Aires: la desastrada ejecución clandestina de un grupo de hombres en vísperas de declararse la ley marcial, en el marco de la fracasada intentona revolucionaria del general Valle.

Walsh, nacido en el pueblo de Choel-Choel, Río Negro, de ascendencia irlandesa —muy recomendable el ciclo de relatos Los irlandeses—, era por esas fechas un joven periodista y autor de literatura fantástica que planeaba escribir una novela. Se enteró del suceso increíble por la enigmática declaración de un parroquiano, mientras disputaba una partida de ajedrez en un café de La Plata: «Hay un fusilado que vive». Al poco arranca su investigación con la búsqueda de los supervivientes, el relato de los acontecimientos y de la trama de ilegalidades, brutalidad y azares que determina el destino del grupo de hombres, acusados sin pruebas de ser opositores al Gobierno y apresados cuando se hallaban reunidos para escuchar en un domicilio privado la retransmisión radiada de un combate de boxeo. Walsh compone con una precisa mezcla de rigor periodístico y excelencia literaria la crónica novelada de unos acontecimientos que reflejan la época y los conflictos ligados a la herencia peronista.

La obra se divide en tres partes de distinta extensión: «Las personas», «Los hechos» y «La evidencia», subdivididos a su vez en capítulos con títulos tan elocuentes y evocadores como «Siniestro basural», «El ministerio del miedo», «Un muerto pide asilo» o «La justicia ciega». Pese al claro tono literario, al inequívoco eco borgeano de algunas frases y a la reminiscencia deliberada de la intriga policíaca, el texto se somete a la disciplina del periodismo de investigación, con la búsqueda de documentos, el cruce de testimonios y la transcripción fiel de los diálogos y declaraciones.

Rosendo-Walsh

Es, además, característico del nuevo periodismo el comentario del propio trabajo en su desarrollo, la expresividad de las imágenes —destaca la soberbia descripción del basural y los perfiles psicológicos y físicos de los personajes— y la subjetividad radical del cronista. En esta línea, Walsh expone una ideología de izquierdas, con voluntad de denuncia y reclamo de justicia. Escribe Walsh al término de la crónica —varias veces reeditada en libro, sucesivamente revisado por el autor—: «Pretendía que el Gobierno […], cualquier Gobierno, por boca del más distraído, el más inocente de sus funcionarios, reconociera que esa noche del 10 de junio de 1956, en nombre de la Argentina, se cometió una atrocidad».

La misma estructura en tres partes se repite en otro título emblemático del Walsh periodista, ¿Quién mató a Rosendo?, de 1968, un análisis y reconstrucción del enfrentamiento armado entre un grupo de «vandoristas» —seguidores de Augusto Timoteo Vandor, líder sindical al que se acusa de entreguismo a la patronal y de segar los derechos de los trabajadores argentinos a cambio de su propio enriquecimiento— y un grupo de trabajadores, radicalizados en su lucha contra el vandorismo, que coinciden en la confitería La Real, en Avellaneda. A una discusión en los aseos sigue un tiroteo en que dos de los obreros pierden la vida, Domingo Blajaquis y Juan Zalazar, a cuya memoria va dedicado el libro. De un tiro en la espalda muere Rosendo García, dirigente de la poderosa Unión Obrera Metalúrgica, que empieza a disputarle su liderazgo a Vandor.

De nuevo, Walsh investiga, convoca a testigos, confronta testimonios, versiones de los hechos y contradicciones, apela a las pruebas periciales de los expertos y refuta la mentira oficial para fundamentar su acusación contra Vandor como autor del homicidio. La aportación más significativa con respecto a la obra precedente es, además de cierto humor, la contextualización histórica del sindicalismo en Argentina y la descripción de la alianza entre la patronal y el sector vandorista para minar los escasos logros de la clase trabajadora.

Walsh participó en la fundación de Prensa Latina, en Cuba, y desde 1973 formó parte de la organización guerrillera Montoneros y organizó la Agencia de Noticias Clandestina. Figura irrepetible y representante de su época, perteneció, según el escritor Vicente Muleiro, a una generación de «creadores con fuertes puntos de contacto en una peripecia generacional que ascendió por el optimismo histórico y cerró en sus derivaciones trágicas». Trágico fue su final: falleció en marzo de 1976 en un enfrentamiento armado con la policía del dictador Videla, un día después de publicar su Carta de un escritor a la Junta Militar, donde acusaba abiertamente a la dictadura de haber puesto fin a las libertades apoyándose en la tortura y el asesinato, con la complicidad de corporaciones estadounidenses.

El estilo de Walsh, con notable influencia en el periodismo de investigación latinoamericano hasta hoy, debe su perdurabilidad a la excelente síntesis de «recursos literarios y tensión política».

operacion masacre portadas

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s