Revival franquista a tutiplén: las rojas son tiorras feas

sanchez-camacho-antes-despues-cirugiaLa hermosura natural de las mujeres de la derecha española salta a la vista en uno de sus especímenes más conocidos

Admito que he llegado al punto de desbordamiento: no soporto más el relente franquista que apesta en España desde que el PP obtuvo la mayoría. Afortunadamente, no me llega la señal televisiva, pero es leer cualquier diario y tropezar con artículos como el que firmaba un donnadie fascista en el ABC sevillano titulado “Las Flequis”, que han repetido la mayoría de diarios que leo. El hombre es, además de un portento intelectual, dueño de una belleza apolínea de las que nos dejan a las féminas petrificadas y anhelantes de que se sirva de nuestros cuerpos para lo que guste.

Escribe el menda: «¿Tú has visto el uniformado flequillo de las tías que han mandado a por tabaco a Arturo Mas, a las dirigentes de la CUP separatista catalana? ¡Esos sí que son flequillos, y que se quiten El Cordobés y Oneto! Al igual que a las pelorratas proetarras de Bildu les dicen genéricamente «Las Nekanes», estoy por sacar de pila como «Las Flequis» a estas horrorosas nekanes de la CUP».

Tomándoselo a broma, recuerda cómo hablaban nuestras madres y abuelas cuando decían que ser fea en España tiene su mérito, siendo como es un país de mujeres guapas y donde las feas sin remedio se hacen perdonar con un carácter dicharachero… Y las que ni esa gracia tienen consiguen hoy una financiación llevadera de sus cirugías de las entidades bancarias –como demuestra la presi del partido heredero del fascismo franquista en Barcelona, el PP–, según refleja la fotografía que acompaña este post.

Dios sabe las peloteras que mantuve yo con mi hermana, cuando íbamos a la universidad, a cuenta de la estética y de su gusto extravagante en la combinación de colores y estampados, que me llevó a sospechar seriamente que, antes que mi gemela, era la hija secreta de… la reina de Inglaterra. Pero de ahí a insultarla… bueno, siempre ha sido ella más veloz y versátil en esta materia.

A lo que voy: recordemos lo que declaraba, en la entrevista de LV., el psiquiatra González Duro sobre el delirio higienista de los fascistas españoles contra los “rojos”:

«Esa atmósfera opresiva enloqueció a más de uno, destrozó vidas, provocó
suicidios
— ¿Qué otros delirios se teorizaron?
Que había rasgos físicos delatores del degenerado, del rojo: se afirmaba
que era feo.»

Y nada, chavales, continuad tomando a guasa el veneno que esos picos de oro sevillanos o madrileños destilan, como si no fuese tarde.

 

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s