El mito del sacrificio de Isaac en Missing, de Alberto Fuguet, en El Rinconete del Instituto Cervantes

Sacrificio Isaac - AndreadelSarto

El sacrificio de Isaac – Andrea del Sarto, hacia 1528. Museo del Prado, Madrid

© María José Furió y El Rinconete

El escritor y cineasta Alberto Fuguet (Santiago de Chile, 1964) publicó en 2011 Missing, una investigación, un relato híbrido entre la autoficción y la crónica, donde el autor de Mala onda aglutina la mayoría de sus temas y ambientes predilectos para narrar sus pesquisas en pos de su tío Carlos, que fuera héroe de su adolescencia, personaje cool que lo conectaba con las tendencias pop del momento, los años setenta.

En 1988 mi tío Carlos Patricio Fuguet García se esfumó de la faz de la Tierra, desde la ciudad de Baltimore, en el estado de Maryland, Estados Unidos, lejos de su Santiago de Chile natal. Simplemente dejó de llamar por teléfono y las cartas comenzaron a ser devueltas.

(Missing: 23)

Su desaparición es el colofón de una serie de peripecias desafortunadas que incluían un matrimonio temprano, robos, desfalcos, desencuentros con la ley y trabajos muy mal remunerados. La atribulada trayectoria del joven Carlos resulta ser la expresión de profundos conflictos ligados a su rol de chivo expiatorio dentro de la familia y de «desecho» en la estructura socioeconómica de Estados Unidos.

Cuando por fin da con él, el escritor descubre que la realidad del antaño fascinante Carlos es precaria y desastrada, como empleado de un hotel, acabado ejemplar de perdedor fruto del capitalismo tardío. Durante sus elusivas conversaciones de reencuentro, que Alberto Fuguet reproduce en forma de poema recreando el discurso de Carlos, emergen claves de interpretación simbólica del carácter del fugado, tras su negativa a ser el chivo expiatorio de los conflictos latentes y mal resueltos de la familia. Estas claves justifican el título, Missing, ‘desaparecido’, en alusión a la película de Constantin Costa-Gavras, y por extensión a los desaparecidos de las dictaduras militares en Chile y Argentina de los años setenta-ochenta. Del ir y venir de Alberto en torno a la desaparición de Carlos se desprende el particular momento histórico en que la familia Fuguet aterrizó en Estados Unidos, en plena crisis económica durante el mandato de Salvador Allende mientras la injerencia norteamericana despejaba el camino a la dictadura de Pinochet.

Lo que hace de Missing una obra excelente son las capas de lectura y la profundidad de las imágenes que encierra el retrato del fugado. Así, Carlos encarna en su huida a diversos personajes míticos, haciendo buena la cita «en todo hombre hay una ficción interiorizada». El mito del sacrificio de Isaac quizá sea el que mejor esclarece el conflicto que le opone a su padre, hombre severo y resentido identificado con la ley. A su llegada a Norteamérica, el clan Fuguet da su conformidad al documento que compromete a los hombres en edad militar a servir al país de acogida en caso necesario, una condición inexcusable por las ventajas inherentes a su afincamiento en la tierra de las oportunidades. La guerra de Vietnam necesita soldados y los jóvenes Fuguet son reclutados. Aunque Carlos no llega a combatir, el periodo de adiestramiento en Waco, en la frontera, le proporciona la experiencia de construir su hombría y de disolver sus límites y represiones.

Dos son los mitos que convergen en el argumento del reclutamiento de los jóvenes Fuguet para servir en Vietnam: el mito del celoso Otelo, el moro de Venecia, de Shakespeare, reclamando la entrega de «una libra de carne cerca de tu corazón», y el que narra la parábola bíblica de Isaac, donde Abraham está dispuesto a obedecer ciegamente a Dios cuando exige el sacrificio de su hijo. El Ángel de Dios detiene la mano de Abraham cuando ya se dispone a sacrificar a Isaac y premia su «temor» prometiéndole prosperidad y la multiplicación de su progenie. Carlos Fuguet es un loser para los esquemas de Estados Unidos, pero también encarna el dicho «perder para ganar», pues tras romper con la familia finalmente construye un espacio personal no sometido a las pulsiones mal resueltas del progenitor. Alberto Fuguet muestra en su crónica de qué modo estaba Carlos destinado a ser un desaparecido —en lo político, lo social, lo familiar— pero mediante los recursos de la ficción —reconstrucción de la voz de Carlos, intriga, estructura del relato— rescata de su itinerario dramático la verdad del personaje y los mitos que subyacen en su acción.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s