El felón

freud-sex

Dear Sigmund…

Le estaba explicando algunos avatares recientes en torno a las dificultades con el trabajo al psicoanalista, el doctor M., un hombre mayor, culto, menudo, de ojos azules y pelo rizado, con un aire a Astor Piazzola. Había sido mi psicoanalista a los 25 años y hasta los 28 –acudía entonces cada quince días, no solo porque no podía pagar el importe “real” de las tarifas sino, como me di cuenta cuando acudí a otros y siempre resultó en desastre, porque no aguanto someter mi vida al control de un desconocido–. Volví hacia el 2003 y durante unas semanas hablamos de las repercusiones de la muerte de mi madre –que no le sorprendió–, de cómo el vacío que crearon a mi alrededor los que mostraron no ser amigos había dejado un espacio opaco sin que cupiera una vuelta atrás, le hablé del trabajo que en el 96-7 no hizo Bassols, un lacaniano que no hizo diagnóstico alguno, que me esquilmó un dinero que no tenía y tuve que pedir prestado para zanjar con él y dejó que me descompusiera ante sus ojos –volví a quedarme en los huesos– hasta que reuní los arrestos de la rabia que iba acumulando contra todos y le dejé un mensaje en el contestador advirtiendo que “como le he dicho ya varias veces en las sesiones anteriores, no voy a volver”, por correo postal le envié además una copia del contrato sadomasoquista, con la convicción de que le enfadaría.

Y en referencia a un personaje que ha comparecido por este blog varias veces, lo que había hecho y dicho desde el principio.

–¡Pero es un felón! -exclamó el psicoanalista.

Me salió el impulso de justificarle, un impulso suicida y una defensa automática.

Se enfadó.

–Si usted va a defenderlo, yo no puedo continuar. Le prohíbo que lo defienda. Esto no es una novela, donde debe defender a todos los personajes. Esto es su vida. Si continúa defendiéndole, yo no puedo hacer mi trabajo.

Me dejó atónita. Siempre me había parecido indulgente. Me llevó un tiempo admitir que tenía razón.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s