¿Pero hubo alguna vez 11.000 vírgenes… ups, digo escritores catalanes?

300-butler

300 y 50 más por la indepe.

Encender el ordenador y pulular por los diarios digitales es fuente segura de carcajada cáustica, sarcástica, sardónica y escolástica. Confieso que no logro imaginar en qué consiste la vida de todas esas personas que, como se dice hoy, dan un paso al frente y manifiestan su creencia en la independencia de Cataluña –sin concretar qué territorios componen esa Cataluña ideal. Menos aún puedo imaginar qué puede ser la vida de esos 350 ¿escritores? ¿intelectuales? ¿guerreros? ¿pesebristas?

Qué sinvivir.

“En un estado propio tendríamos la oportunidad de hacerlo mejor”, reza el texto. Pues sí, dan ganas de que se aparten, si el nivel de lenguaje, de reflexión y de expresión es el que manifiestan. Cuando leo la lista de los perfectos y encuentro el nombre de Maria de la Pau Janer, me digo nononono, dudo mucho que en su Cataluña indepe lo hagan mejor que en la Cataluña de Lara, y tengan los bolsillos tan anchos y dadivosos como para regalarle esos 600.000 euros que se llevó por una novela que pasará a la historia por el bochorno del jurado y por la discusión que al teléfono mantuvimos Gimferrer y yo a cuenta del escandaloso premio concedido a la susodicha. Pero esa es otra historia, la de por qué en la tesitura de elegir, eligen siempre a un/a catalán/a aunque sea espantoso escritor, mediocre editor, deleznable poeta y/o desleal compañero frente a cualquier alternativa solvente representada por alguien nacido out-of-Catalonia.

Tengo por casa el informe de lectura que escribí para una editorial madrileña de una novela, firmada con seudónimo, que algo más de un año después aparecía premiada con el título Pasiones romanas. Vamos, no os hagáis los amnésicos. Sabéis de qué hablo. (En cuanto encuentre el dvd donde grabé el informe, lo subo aquí.) La novela era horrorosa, reflejo de un mundo tan rancio y desangelado que no había por dónde recuperarla para la vida. Y aún así, o quizá por eso, ganó el premio mejor dotado de nuestro país. Lo dicho: dudo que la nueva guardería, digo país, tenga pasta para tales amaños. Tanto menos si, declarada la independencia, todos a una extienden la mano para reclamar su premio por su contribución a la construcción del país.

Jolín, es una retórica tan manida que ya sale sola.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s