El sistema ha caído

Lucha-Estelar-Diamante-Azul-vs-Negro-Casas-jpg_053933

Lucha estelar Diamante Azul vs Negro Casas – copy right: su dueño

Sé que no podéis dormir porque no he expresado mi parecer sobre la milonga de la consulta catalana del 9 de noviembre, ni sobre los interminables escándalos que copan las primeras páginas de los diarios y de vuestras conversaciones, pero es que una de las cosas que tiene que te hayan jodido la vida irremisiblemente es que ves todas las faenas desde la barrera, y que la sangre es de otros toros –becerros– y de otros –que creen ser– toreros. Desde la distancia, te das cuenta de que la charlotada ocupa la Península entera y el espectáculo, aunque previsible, tiene tanta gracia como uno de esos combates de lucha libre mexicana. Sabes que no habrá heridos de consideración, que está todo coreografiado desde el principio. Viva el espectáculo.

Otra de las cosas que tiene la situación es que una se dedica a cuidar su salud mental y física y no anda poniendo atención en lo que hacen y deshacen gángsters y facinerosos de diverso pelaje y procedencia, por lo que no tienen la mente transtornada por el politiquerío como el personal con que tropiezo o hablo, sean amigos o encuentros casuales. El que te hayan dejado la casa hecha una “ruina funcional” –es decir, que no funciona casi nada– implica que, salvo que tengas algún manitas privado (pagando) o más privado aún (gratis total), no te queda otra que dedicar horas y más horas a ponerle esparadrapo, atizarle medicinas y paños calientes a la casa en todas sus heridas , chichones y magulladuras.

Así las cosas, que si el suelo y que si las tuberías, ni me enteré del asunto ese de la V que el día 11-9 debía recorrer las calles de Barcelona hasta pocos días antes y porque un amigo, tan antinacionalismos como yo, comentó carcajeándose el asunto. No sabía de qué me hablaba. “¿No sabes lo de la V catalana? ¿Pero en qué mundo vives?” me reprochó. “En un mundo en el que no hay televisión”. Parece que he de justificar el bache técnico que descubrí cuando se impuso la tele digital. No entiendo por qué les importa más el bache televisivo que el resto de los baches por los que transito a diario. Cuántos disgustos y berrinches me he ahorrado al no estar sobreexpuesta a ese virus letal que lleva los rostros de nuestro gobierno. Atisbo la realidad política como uno de esos espías que interpreta los mensajes que llegan a su oído. No hablo solo de que escucho la radio. Hablo de las reacciones de la gente a una realidad, a unas caras, que la mayoría de veces a mí no me dicen nada. ¿Mariló quoi?

Sea como sea, lo de la consulta del 9-N me la trae al pairo. El sistema CiU es para mí como una serie de los 90 que se reedita ahora con nuevos personajes. Quiere decir que, como espectadora avezada, conozco la mecánica y sé que, tratándose de una serie de gángsters y mafias, que en los 90 se dedicó a acogotar a la clase media por la vía de desinvertir en lo público, con un trasfondo sentimental de ribetes cómicos (el meu pare, els meus fills, l’amant enrabiada i xerraire), de lo que se trata es de dinero. La verdadera erótica de Cataluña es el dinero. No la calderilla que pone en marcha tu vida y la mía. No: hablamos de millones. Ergo, la consulta del 9-N es el macguffin. El verdadero objetivo de los protas es conseguir la llave de la caja fuerte. Una Hacienda propia. La consulta es un full, un farol. Pero hay que mantenerlo hasta el final. No hasta sus últimas consecuencias.
Claro que siempre surge el secundario que le roba la merienda al protagonista, que en este caso es la ERC. Por supuesto, ya no sabéis quién es el villano –¿Madrid nos roba? También nos roba Pujol. ¿Y sus lugartenientes? ¿No están pringaos?–, quién el bueno –¿Podemos? ¿Con esas melenas? ¿Ada Colau es casta e insobornable… o se venderá al star-system? ¿España? ¿Susana Díaz nos salvará? ¿La CUP? etc

La gente de la izquierda moderada pone sus esperanzas en la emergencia de partidos como Podemos y en el movimiento de Guanyem, de Ada Colau. “Es que no sé qué hace Podemos porque no veo la tele”, le decía yo ayer con rechifla a una amiga. Un partido que solo existe en televisión ¿es de fiar? “Yo lo que quiero es que se hunda el PP y el PSOE, que son lo mismo. Llevan muchos años en el poder, chupando del bote” me respondió ella. Parece que es una opinión compartida por muchos. Parecería que sólo han chupado los  partidos.

Soy del todo escéptica. Creo que el sistema –también el sistema editorial– ha caído. Empezó a caer a finales de los 90 con el Gran Desembarco Pijo en todos los sectores profesionales. Hace diez años mostró que ya no tenía cimientos firmes. –En el sistema literario quedó evidente con el caso Echevarría; ahora, en las horas muy bajas que le achacan al Grupo de Lara–. Hoy, los periódicos no están informando cuanto creando un conjunto de ficciones dentro de unos géneros a los que el personal se ha aficionado por la vía de las series de televisión y las películas. Tenemos en cartelera una de terror científico –el ébola–; una de conciencia social: la muerte en directo de una enfermera. Varios thrillers políticos –tarjetas “black”, obsérvese el gusto por un vocabulario que remite al, precisamente, noir–; ha terminado un thriller judicial con caso de conciencia –la reforma de la ley del aborto. Tenemos un drama popular ambientado en el mundo del tenis –el ocaso de una leyenda, Nadal; del fútbol: el fin de Casillas. Tenemos una estafa americana: robaron a los Gasol. Una leyenda milagrosa: la chica que sin ir a la universidad es hoy “milmillonaria”. Varias comedias sentimentales. Etc. Etc. La gente se ha hecho adicta a todo eso.

Lo único que está sucediendo es un cambio, superficial: una pugna por las elites. Lo sustancial no va a cambiar, no vamos a una profundización de la democracia. Es solo una redistribución de las elites con discursos trasnochados. Esas elites tienen poder pero se han quedado sin autoridad. Saben que el sistema se ha caído. Saben también que basta con unas cuantas ficciones sobrecogedoras con su catarsis social para crear un simulacro de revolucionaria transformación del sistema.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s