Horror, terror y pavor… ¡vuelven los 90!

 La isla mínima como esperanza

Como dicen que quien canta su mal espanta, el Cookie y yo andamos cantando cual mantra budista-andalú “Horror, terror y pavor, horror, terror y pavor…“. “¿Qué pasa?” ¿Que qué pasa? me preguntan. Y yo respondo: “¿Es que no leéis las páginas de cultura de los diarios digitales?” “¡No!”, me responden dando un paso atrás y llevándose la mano a la boca, con horror, terror y pavor. “¿Entonces, no os habéis percatado de que el avance de la moda (literaria) de otoño trae un vomitivo déjà-vu?” replico. “Ni de eso ni de nada” me dicen los felices infelices.

“¡Vuelven los 90!” les advierto.

No los 90 ladrones y su camarilla (a los que ya habéis adoptado y tomado cariño, parece, por cómo seguís sus comparecencias y devaenos varios en pantalla) sino ¡horror, terror y pavor!— ¡LOS AÑOS 90!

el Cookie

El Cookie, pese a ser crítico literario ecuménico, está asustado y se refugia en un hombro protector

Como me asombraba ayer… la estrella de la rentrée es… Javier Marías.

Y con él –demostrando que en España todo éxito es fruto de un enorme malentendido–, vuelve el bon chic bon genre: premio Café Gijón, 2014, Martín Casariego. Por cierto, ¿cómo no cuenta Peio Riaño que el miembro del jurado Giralt Torrente y el ganador, Casariego, están en la misma agencia literaria? ¿No ha sido ungido Peio como el gran periodista cultural de nuestra Crisis? ¿No debería la prensa informar de estas afortunadas casualidades?

Y además de Marías y de Casariego… premio de ensayo Caballero Bonald… ¡Féliz de Azúa!

¡TOOOOMAAAAAAAAA! ¡QUÉ PASMOOOO! Y ya llevamos TRES.

Ahora toda la calle canta conmigo: HORROR TERROR Y PAVOR HORROR TERROR Y PAVOR HORROR TERROR Y PAVOR

¡SÍÍÍÍÍÍÍ! Estoy muuuuuy asustada por este bucle temporal. Tengo vagos recuerdos de haber huido a un lugar donde era feliz y no había resabios de este bonchicbongenre generalizado y letal. Incluso, recuerdo con precisión, había un hombre fuerte, valiente y alegre que jamás soñó en añadir un capítulo  a la serie “Los ricos también lloran”. Y gente joven que peleaba con gallardía por su vida y no le debía su presente a los apellidos y a los haberes y contactos de papá y mamá.

Pero hoy diría que aquí, en la literatura española, no ha pasado nada desde los años 90.

Premio Formentor… ¡Enrique  Vila-Matas!

Porque además, además…. ¡Belén Gopegui! y ¡Luis Landero!8894920-panic-emoticon

¡Y YA SON SEIS!

HORROR TERROR Y PAVOR … ahora ya gemimos asustados y buscamos un refugio, convencidos de que una bomba de neutrones arrojada por el lobby THE SPANISH-GERMAN-BARCELONIAN ENORMOUS CORPORATION, ha desintegrado todo atisbo de modernidad.

Corremos despavoridos al ver anunciados en los kioscos nuevas revistas literarias con firmas emblemáticas ¡en los años 90!

y encontramos refugio…

en cualquier cine donde se programe una película que contenga algo de talento y protagonice y dirija gente peleona, que hablen de ti y de mí.

 ¡UUUUUUFFFFFFFFFFFFFFF!

 exhausto

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s