Chinoiseries… (ventaja propia contra nacionalismos irredentos)

Valenciab

Valencia – Ciudad de las Artes y las Ciencias, 2012

Encuentro en mis diarios de 1996 esta anotación, que creo completa el post del 11 de septiembre de 2013 sobre las nacionalidades y las razas. En el 96 preparaba por libre un examen de francés y me daba clases una chica negra, muy simpática pero que me chocaba y me hacía reír a carcajadas con sus ideas intolerantes contra la cantidad de “negros” que había en París, de donde ella era. Me parecía muy incongruente.

Anoté: «Es curioso, porque K. habla y piensa “como una blanca”. Yo siento mi herencia china no como una rareza o una singularidad exótica, sino como una distancia tranquila (aunque no soy ni muy distante ni muy tranquila respecto de nada), que justificaría cierto escepticismo, una no integración sin dramatismos, una posibilidad de fluir por aquí y por allá, de curiosear, de no considerar ninguna geografía como un territorio estrictamente personal. Es una idea, puede que la contradiga con mis actos, no sé. Tiene que ver con cierta independencia.»

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s