Vietnam ( Despachos de guerra, de Michael Herr )

despachos«Cuando pasó el tiempo suficiente y el recuerdo se distanció y asentó, el nombre mismo se convirtió en una oración, codificada como toda oración, para superar los límites del ruego y de la gratitud: Vietnam Vietnam Vietnam, dilo otra vez, hasta que la palabra pierda toda su vieja carga de dolor, de placer, de horror, de culpa, de nostalgia. Entonces y allí, lo único que hacían todos eran intentar sobrevivirlo, mascadura existencial, no había ateos en unas trincheras que te parecían increíbles. Incluso la amarga fe refractada era mejor que no tener ninguna, como el marine negro del que contaron que durante un intenso bombardeo, en Con Thien, dijo: “No os preocupéis, muchachos, Dios ya pensará algo”.»

pág. 59. Despachos de guerra, Michael Herr.
Crónicas Anagrama, 1980, trad. J.M. Álvarez Flórez y A. Pérez.

más sobre Herr, guionista de Eyes Wide Shut

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s