Bulos y bolas, listas y rollos de 2012

Isabel_Munoz_expone_Miami

Fotos: Isabel Muñoz

  • La lista de Schindler de todos los finales de año: los mejores libros y que tal y que cual. Muy pocos nombres para tanto holocausto como trae el tiempo solito.
  • Paria. La sensación de serlo desde… Y van pasando los años. Cómo algunos alimentan ese fuego. Un adjetivo aquí, una carta llena de insultos a la que solo reacciona dándome ánimos el de siempre, un largo silencio allá, un resumen generalizador y mentiroso luego. Voy conociendo los trucos, el sistema. Algo ruin. Pero hay una holgura en ser otra cosa.rojo-isabelm
  • La exposición que no y que no: Cristina Núñez en la galería H20. Una obscenidad desfasada. Los ecos del feísmo de los 80 y de la transgresión neoyorquina. Esa obsesión con el autorretrato de tanta gente. Tiene sentido en, pongamos, ParísTexas, En la ciudad blanca (¿había retratos en esa película?), pero… hay que acertar a existir de una manera distinta de mostrar la cara y el culo.
  • Lo que falta en el mundo literario. Y sigue faltando. Hay mucho muerto y mucha horchata. Yo me entiendo.
  • Nerón y el incendio de Roma o La entrevista de Claudio López de Lamadrid: lo que delatan sus respuestas acerca de la creación de una clase específica de “escritores low cost” que mantiene vivo con sangre barata el engranaje editorial/literario moderno. Hace más de 10 años que en Londres se realizó un estudio sobre este asunto –la sostenibilidad económica de la carrera artística de jóvenes licenciados–, centrado en los artistas plásticos, demostrando cómo se había creado un amplio sector de consumidores de cultura, en su mayor parte artistas independientes, que resistían cierto número de años en concreto con la esperanza de alcanzar un nivel de autosuficiencia económica que, en la práctica, estaba desde el principio reservado al sector procedente de clases más acomodadas.  Este estudio lo expuso y comentó en el CCCB hace unos cuatro años una estudiosa en el marco de unas interesantes conferencias  sobre arte moderno. Se refería además a la creación de una red autorreferencial controlada por un pequeño número de personas cuyos nombres aparecían en distintos organismos interconectados. Trasládese a editoriales-revistas – periódicos – fundaciones – institutos de cultura – facultades – museos – premios y tenemos el retrato. Rastréese este nombre y aquel otro, los mismos y los mismos.isabel-munoz
  • El conmovedor rollo “Conejita Play Boy” de noviembre, o diciembre, etc.,  que transmiten los nuevos fichajes Mondadori. Low Cost y consumo rápido. Y si duran algo más, el triunfo es de la editorial, que tuvo tan buen olfato al fichar a la linda y promotable conejita. Si no cuaja, se los envía a ese triste zoo de cristal que es El Sindicato para que lloren y bramen en jerga post-estructuralista su decepción capitalista. Dinero. Tu peso y tu poso.
  • Los estertores del periodismo clásico en España. Algunos sospechan que lleva mucho tiempo muerto y que ese amago de movimiento perceptible en la media distancia era el desplazamiento de los gusanos sobre el cuerpo putrefacto. Que no queda nada, aseguran los defenestrados y finiquitados. Pero también, y como siempre, el hecho tan significativo de convertir los nombres propios en categoría y la manía de identificar a los nombres célebres –mimados por sus empresas, pública o privadas, hasta la patada final—con el Periodismo, la Televisión, la Literatura, etc. etc.
  • La tontería interminable de buscar modelos de prensa y audiovisuales en Estados Unidos. Jot Down dice que se mira en el NEW YORKER. Mira tú.
  • La crítica que insiste en considerarse blanca y wasp!!
  • Jornaleros. El estatuto del colaborador editorial y de prensa. Y las asociaciones profesionales mirándose el ombligo.im-nigger
  • Las lágrimas de la izquierda. Rayos y truenos y me sello la boca con grapas para no decir lo que pienso y lo que siento. Lo que pienso de las revistas culturales de izquierdas, tan anticuadas en tantos aspectos. El conservadurismo de las que sobreviven.
  • Visto en Facebook: el gurú cotidiano. Convertir en “hombres blancos”, en líderes de opinión, a personajes que juegan a ser el hombre de la calle. Jordi Évole y cía. Es la situación inversa a otra propuesta engañosa, vigente hasta no hace mucho, en la que el televidente se identifica con un triunfador.
  • La creación del Delincuente Reformado y Pasteurizado. La yaya está contenta: Melendi y su nueva imagen. Ha ido, asegura, a terapia a enfrentarse a sus demonios. No era feliz. Lo tenía todo, pero no era feliz. Años atrás se habría confesado con el Papa para que le hiciera la cirugía en el alma. Ahora debe combinarse la cirugía del inconsciente –“yo soy rebelde porque el mundo me ha hecho así”–  con el cambio de peinado. Más pulcro y morimos.
  • Homo Accademicus. La autopromoción de Jorge Carrión de la antología Mejor que ficción.  Tres catalanes hablando español: por si acaso la legión 2014. Cuando pienso que cada vez que una editorial opta por no gastar en la publicidad del libro de un profesor universitario y éste recurre al presupuesto que la universidad dedica a tales fines (viajes, conferencias, etc.), me digo que su publicidad la estamos pagando los contribuyentes.  Tal vez esta circunstancia –el sueldo fijo, el presupuesto– explique por qué en los dos últimos años parece que solo los profesores tienen algo que decir en novela, ensayo (Carrión, Luis Vicente Mora, Ferré, Argullol, Llovet, María Dueñas). Parece, subrayado.
  • 35 años. Gente de los 70. Carreras, doctorados, másters, tesis, toda la vida en democracia. La cultura como material de derribo, toda la realidad termina en una simulación virtual. Es una tesis aburrida. Jóvenes adultos engañados como chinos. Insisten en aprender y hablar inglés. Repite conmigo: wo shu zhong wen.
  • Complejo  Moctezuma: Aquí se acaba todo. El fin de la clase media. El fin del Estado del bienestar (¿lo conociste tú? Es que yo soy free lance y no). El fin de la enseñanza pública de calidad ( no way!… ¿y qué me dices de todos los informes Pisa durante los años de bonanza? ¿y los profesores de doctorado que se saltan a la torera el 25% de las clases que deberían dar y no te devuelven el dinero?) El fin de la política. El fin de la democracia. El fin de la Historia. El fin del libro. El fin.  Diez millones y pico de votantes. EL FIN.

isabel-munoz11

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s