Jamás el fuego nunca, de Diamela Eltit en Numerocero

Lo cierto es que la novela da un vuelco avanzado un tercio de su lectura y se vuelve del todo recomendable.
Como la luz de una estrella muerta…

Nos dice la ciencia que la luz de estrellas que llevan siglos muertas llega hasta nosotros y su potencia luminosa nos confunde porque esa luz es el estertor. En la literatura latinoamericana reciente, la lucha armada contra las dictaduras militares que entre los años 70 y 80 dominaron en buena parte del Cono Sur es esa estrella muerta de la que ya solo queda el resplandor.

Así, ‘Jamás el fuego nunca‘, la primera novela de Diamela Eltit (Santiago de Chile, 1949) publicada en España —gracias al empeño de Editorial Periférica–, hace contrapeso a otras novelas de escritores demasiado jóvenes aún para haber participado o vivido en primera línea  la guerrilla, que consideran este período histórico y a sus protagonistas como un espectro que circula y contamina el presente. Son novelas con repercusión en España, como ‘Las teorías salvajes‘ (2008), de Pola Oloixarac, donde satiriza con gracia feroz los esfuerzos de un veterano montonero por sacarle algún partido erótico a su pasado de guerrillero. O como ‘La historia del pelo‘ (2007), de Alan Pauls, que ironiza sobre los hijos de la clase media acomodada argentina que se lanzaron en los 70 a vivir en barrios proletarios, influidos por las modas de la época. Los escritores argentinos atacan la disneylandización de la lucha contra la dictadura. Por su parte, en Guatemala la narrativa plantea ya el lado oscuro de la guerrilla durante su lucha contra el terrorismo de Estado.

Diamela Eltit hace algo radicalmente distinto: se mete de lleno en la agonía del movimiento guerrillero chileno y crea una voz que atraviesa el tiempo exponiendo su descomposición y unas razones de su fracaso. Eltit es una escritora que estableció su prestigio en los años 80, como parte del grupo CADA, un colectivo artístico que “trabajó la ciudad como escenario público, de intervención artística” y era “un grupo de izquierda, no militante, pero si enteramente pensado dentro de la izquierda”. Suele decirse que Eltit no presenta acciones sino escenas, y así en ‘Jamás el fuego’ nunca habla una mujer en una cama junto a un hombre ya enfermo o herido. Son una pareja de guerrilleros que se ocultan en un piso franco y forman parte de una célula revolucionaria, que se ha disuelto. La agonía del movimiento guerrillero, su derrota, coincide con la agonía de los cuerpos y del amor que pudo haber entre la pareja. Solo quedan los cuerpos descomponiéndose, la cama estrecha, el escenario de la casa con lo mínimo para sobrevivir y el tiempo inacabable para contemplar, analizar, el fin de su lucha. La mujer habla de un niño pequeño, de sus salidas para cuidar de unas ancianas ya inútiles, de la irritación de la convivencia, o del rencor y de los sacrificios imposibles que exigía la revolución. La escritora construye el relato comparando la célula descompuesta de la guerrilla con las células de los cuerpos en descomposición.

‘Jamás el fuego nunca’ es una novela exigente con sus lectores y tarda en entregar su premio, revelando entonces hasta qué punto es exacto el título –tomado de los versos de César Vallejo: Jamás el fuego nunca / jugó mejor su rol de frío muerto. Sin embargo, mientras Eltit combina con habilidad elementos de la novela y el cine fantásticos y la novela política, el texto alcanza un punto de fascinación, de máximo brillo, cuando el lector descubre qué les ocurrió a los personajes, y hasta qué punto la voz de la mujer que habla es como la luz de una estrella muerta que resplandece durante siglos antes de extinguirse.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s