Estoy leyendo… Los nombres, de Don de Lillo

isla de Corfu, en Grecia

Dicen que Los nombres (1982) es una de las mejores novelas de Don de Lillo. Y sin duda lo es. Una parte transcurre en una “oscura” isla griega, y el escenario resucita el gusto por explorar los sentidos para placer del lector. Sus últimas novelas, especialmente Punto Omega, han resultado algo anoréxicas y deprimentes –como si el lector estuviese obligado a cargar con la ceguera si no del mundo, de los personajes de sus historias–, así que Los nombres es carnosa y pletórica. Las frases continúan siendo tan inteligentes como es marca de la casa pero su tendencia a la abstracción no ha llegado aún –de hecho parece muy lejos– al punto de congelación que lo define hoy.

Disfrutó de una beca Guggenheim, lo cual demuestra que según qué subvenciones y becas garantizan una obra de calidad.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s