La adulación del premio o Escritores cortesanos

Fuente foto: Justomedio

Ayer leí la noticia -«Alfredo Bryce Echenique (Lima, 1939), autor de “Un mundo para Julius”, ganó hoy el Premio Feria Internacional del Libro de Guadalajara (FIL) en Lenguas Romances 2012, anunció el portavoz del jurado, el escritor canadiense de origen rumano Cãlin-Andrei Mihãilescu. El galardón, dotado de 150 mil dólares, será entregado el próximo 24 de noviembre en la XXVII edición de la FIL de Guadalajara, la feria más importante del sector en el mundo en idioma español. El Premio FIL de Literatura se entrega como reconocimiento al conjunto de una obra de creación en cualquier género literario.»– no sólo porque circulaba en los diarios digitales, también porque los comentarios en Facebook recordaban las acusaciones de plagio a cuenta de unos artículos en prensa. No tenía más interés, pero al cabo de unas horas la periodista Mónica Maristany publicaba un largo artículo, ¿Qué tanto hay del plagio, estimado Bryce?, dedicado a las repercusiones del premio.

En él cuenta que se pidió a varios escritores sus impresiones sobre el premio y la figura de Bryce. No me llamaron la atención los elogios sino cómo vadeaban el tema de las acusaciones de plagio –asunto turbio siempre, tanto más si como parece en este caso, se pierde por defectos de forma de la acusación y no porque las evidencias sean bastante llamativas–: Bryce Echenique es ante todo el autor de tal y cual obra que pobló maravillosamente la memoria juvenil de este y aquel escritor.

Existe, como se ve en el artículo, una tópica del elogio al autor de renombre premiado. Se acude, si el galardonado es tan mayor que varias generaciones de escritores le siguen, a autores también reconocidos pero que pudieran ser sus hijos y que no dudan en evocarlo como alguien significativo en su formación sentimental (la literatura como sentimiento, como caldero de emociones). Leyeron al galardonado cuando ni soñaban con escribir o cuando ya soñaban con escribir, de modo que su opinión sobre la hoy figura eximia de las Letras se reviste de la (supuesta) independencia que otorga la lectura desinteresada, arbitraria y anárquica de la adolescencia.

Pero ¿qué decir si, como Bryce, su figura está empañada por el guión algo grotesco de un buen puñado de artículos que otros escritores reconocieron como suyos bajo la firma del autor de Un mundo para Julius? Los cortesanos se retratan en lo que dicen: son ese tipo de escritor que escribe menos de lo que se promociona en ferias locales, provinciales, regionales, nacionales e internacionales –tal vez pronto, interplanetarias–, congresos, o premios de diversa envergadura –como jurado, como galardonado, como asesor, como presentador del premio y/o del galardonado–, en televisiones –locales, regionales, etc.-, y que de tanto estar de cara al público disponen de un surtido de frases de elogio chisporroteantes en su solemnidad como un brindis con champaña.

 Para ellos la fama es como una compresa ultraabsorbente. Como un título nobiliario.

Se entiende que actúen así ya que los escritores cortesanos son conservadores: necesitan que el panorama de nombres y sus jerarquías no se muevan mientras ellos ascienden hacia la cumbre. No es de recibo que los peldaños que llevan a lo más alto estén temblones o sean apenas una cuerda sobre un desbarrancadero: la esclaera ha de ser sólida y del todo estable. Por eso, si Paquito era el rey de la narrativa caribeña y se descubre que le escribía las novelas su prima o una tía sorda que se aburría en su mecedora, Paquito ha de seguir siendo el autor de las  célebres novelas y la tía sorda –solterona y entrometida, claro– una falsaria novelera y delirante, ignorada para siempre.

¿No sería más fácil buscar una manera de ser serios para que no parezca que el éxito del escritor célebre ha emborrachado al cortesano?

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s