Finalmusik, de Justo Navarro en El Trujamán

Verano en Roma
El Trujamán, 20 de junio de 2012 

Piazza di Spagna, Roma (foto: Explorama)

El escritor Justo Navarro (Granada, 1953) ha dado el protagonismo a un traductor en varias novelas. En Finalmusik, de 2007, nos narra su última semana de estancia en Roma un treintañero granadino que ha traducido a los mismos autores que Navarro: Scott Fitzgerald, Virginia Woolf, Paul Auster o Dashiell Hammett. La profesión del personaje justifica su nomadismo, su facilidad para cambiar de ciudad y el ambiente cosmopolita de la novela, o la personalidad mundana de sus relaciones. En esa semana de agosto de 2004, en una Roma en estado de alerta máxima debida al ultimátum lanzado por los fanáticos islamistas de las brigadas de Abus Hafs Al Masri, el traductor se despide de las personas que ha tratado: Francesca, la limpiadora con quien acaba de iniciar un romance; el marido de ésta, Fulvio, ex boxeador y aspirante al cargo de peluquero de los parlamentarios. Una eximia profesora de semiótica, con la que mantuvo un breve affaire, que hoy sufre fascinada la relación de su marido, reputado economista con aspiraciones a ministro, con una lolita intrascendente. También de monseñor WW, polaco y alemán, sospechoso para el clan polaco y el clan alemán y Carlo Trenti, autor de éxito de una trilogía, Gialla neve, pura novela negra, que el narrador vierte al castellano. (Trenti reaparece en El espía, la más reciente novela de Justo Navarro). Todos persiguen un deseo en una Roma que es espectáculo circense para un telediario: el traductor quiere romper el vínculo con su padre, vendiéndole su parte de la casa en Granada heredada de la madre, a un precio que aumentará conforme lo haga su autoestima.

Habla de su trabajo en términos de producción, de resultados, pero la jovial ironía con que connota su fuente de ingresos contiene una chispa poética, una voluntad de ritmo que define al Navarro poeta: «Una vez viví en Roma un domingo radiante. Trabajé toda la mañana por deber y amor, es decir, por dinero. Traduje 4000 palabras». Cuenta que toma vitaminas para estimular su productividad, que le provocan fotosensibilidad, cómo combate la claustrofobia propia del traductor y contabiliza —también lo hará en El espía— el rendimiento de su trabajo destajista: 903 páginas en ochenta días. La figura del autor de la exitosa novela negra es el pretexto para introducir argumentos de un thriller ambientado en otras épocas —los italianos luchando en el frente ruso durante la Segunda Guerra Mundial—, en la Italia de Mussolini.

Justo Navarro- copy: El Heraldo de Aragón

Los atributos que J. N. —el narrador— se aplica como traductor en Finalmusik aún abundan en el tópico: «Soy traductor, cojo las palabras de otro y las convierto en palabras mías, pero las palabras siguen diciendo absolutamente lo mismo, cosa absolutamente imposible en principio. Soy digno de confianza, no voy a trastocar las palabras, no voy a hacer que digan lo que no dicen». Los lectores de sus traducciones «confían en mí, el suplantador». Sin embargo, siempre hay una fatiga en la fidelidad al texto de partida, y esa fidelidad por contrato de traducción se rompe en la novela. Un traductor es alguien al que le sobran palabras, siempre debe escoger la precisa, el Navarro novelista y poeta se desquita en la profusión y los juegos de palabras: monseñor desprende «un poco de vapor no alcohólico, no vicioso, sacrificial»; el hijo de Francesca es «mordedor, succionador, vampírico». La invención de la figura del exitoso Trenti es un pretexto para desdoblar Finalmusik en tramas que se solapan, para mostrar un mosaico de imágenes de Italia y de Roma, históricamente igual a sí misma en su exuberancia y sus intrigas. De esas tramas multiplicadas nos ofrece sus puntos álgidos y así traslada al lector una impresión de país radiante o, como la novela que traduce, Estate eterna, de un verano eterno.

© María José Furió

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s