Subir el nivel : Paul Virilio, Marta Sanz, Moreno Fraginals, Alan Moorehead, Cabrera Infante & Proust & Queneau

Leo tantas críticas apocalípticas, que aun sin la intención de descubrir, precisamente, el Nilo Blanco, y en un momento en que la ficción –ficción siempre blanca– me parece apenas estimulante–, avanzo varias de las buenas sorpresas que he tenido entre manos en los dos últimos meses. Perspectivas dispares del mundo, pero compatibles.

Marta Sanz –estoy ahora con su Black Black Black– refuta a  Naipaul y sus ya predecibles diatribas contra la literatura de mujeres, que califica de plañidera. Arranca con un lastre almodovariano –ay qué daño ha hecho el manchego al mundo gay con sus clichés facilones, qué dirían Koltès o Patrick Chereau–, pero en 30 páginas la novela se libra del casticismo, de toda imagen de brillante niña aplicada, y  se sube a su propio globo y empieza a volar. Veremos adónde nos lleva, más allá del entretenido  tour de force técnico-narrativo. 😉

  Rescatemos a los franceses. Virilio, Queneau, Proust y Vardá. Demostramos que podemos seguir viviendo sin Houellebecq. Y sin Onfray…

Agnès Varda y su documental: Los espigadores y la espigadora. La autora del mejor documental sobre los Panteras Negras demuestra aquí aquello del genio y figura hasta la sepultura. Menos que la denuncia del mundo despilfarrador, me interesó la forma, su capacidad para conquistar a personas en situaciones tan diversas para contarse ante la cámara. Imprescindible.

Lecturas ligeras: Los pastiches de Proust en Mélanges y Pastiches (por si alguien cree que todo empieza y acaba en el asma y en los dormitorios acolchados o en una infancia con magdalenas… soñando con el beau monde… Los Pastiches son los ejercicios de estilo de Marcel Proust, sardónicos y tiernos, como ya no habrá de serlo en En busca del tiempo perdido.  Le  siguieron los hilarantes de Queneau y, por admiración a ambos, Cabrera Infante, en Tres tristes tigres, su propio  à la recherche de, él sí, filles en fleur, nos legó sus formidables remedos en La muerte de Trotsky.

2 comments

  1. marta · septiembre 5, 2011

    Bonito blog, Liu.
    ¡Gracias!
    M.

    • Liu · septiembre 5, 2011

      Yeah! aquí somos outsiders and cools!

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s