La condición humana

Cuando hace poco leí estos párrafos, de una escena de 1927 en París, en Confieso que he vivido, de Pablo Neruda, pensé que ahí estaba cifrado todo el siglo XX. Como el negativo de una imagen del que nunca se consigue sacar todo el detalle.

«No era bonita ni fea pero la rehabilitaba la nariz respingada de las parisienses. Entonces la invitamos a nuestro misérrimo hotel. No tuvo ninguna complicación en irse con nosotros.

»Se fue con Álvaro a su habitación. Yo caí rendido en mi cama, pero de pronto sentí que me zamarreaban. Era Álvaro. Su cara de loco apacible me pareció un tanto extraña.

–Pasa algo –me dijo–. Esta mujer tiene algo excepcional, insólito, que no te podría explicar. Tienes que probarla de inmediato.

»Pocos minutos después la desconocida se metió soñolienta e indulgentemente en mi cama. Al hacer el amor con ella comprobé su misterioso don. Era algo indescriptible que brotaba de su profundidad, que se remontaba al origen mismo del placer, al nacimiento de una ola, al secreto genésico de Venus. Álvaro tenía razón » p.100.

 

        Y
cuando ayer leí la noticia de abajo que reproducía el diario El Mundo, vi confirmada mi idea de que la escena descrita por Neruda cifra entero el siglo XX, como su negativo olvidado. El poeta chileno le daba la razón, sin saber que lo hacía, a Susan Sontag, que en sus diarios tempranos anotó que el siglo XX está marcado por el signo del diabolismo.

Un testigo del Carioca revela que una mujer falleció desangrada tras una orgía 

«Entre las declaraciones más impactantes figura la de un testigo, empresario, que reveló, según consta en la parte alzada del sumario, que una prostituta podría haber muerto desangrada tras haber participado en una orgía en la que fue violada por varios hombres.

»Según habría relatado la hermana de la víctima, la mujer falleció a consecuencia de la introducción de una bola de billar en su vagina, un acto salvaje que en cuestión de horas le produjo la muerte por desangramiento. El declarante reconoce no haber presenciado la escena, si bien aclara que “no cree que nadie contara esta tontería si no es cierta”.»

Lo curioso es que son los años 20 los que  se conocen como los años locos…

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s