De la facultad de guardar secretos …

Foto: Alexander Rodchenko. Chauffeur
“Le gusta ser el único que conoce esos compartimentos secretos. Podrá despotricar y renunciar a su talento de escuchar apenas lo ha ejercido, abrirse, como se dice, de ese papel confidencial que si se descuida pronto se le volverá un destino, pero nadie le quitará el placer que lo estremece cada vez que alguien se da vuelta como un guante tentado por la disponibilidad de su oreja, que no solo está ahí, al alcance de la mano, sino que parece hablar, hablar una lengua propia y silenciosa y llamarlo: Vamos, contame, decime.

¿Por qué no se hace cura? ¿Por qué no psicoanalista, chófer, puto, recepcionista de uno de esos servicios de asistencia al suicida que en las películas disuaden de arrojarse al vacío con un puñado de frases oportunas a los desesperados que hablan por teléfono mientras hacen equilibrio en una cornisa? Hay que sacarlo todo afuera / Como la primavera. No, no piensa lucrar con ese talento que aborrece tan pronto como descubre que lo tiene.”

Alan Pauls, La historia del llanto, p. 63, Anagrama, 2007

Anuncios

2 comments

  1. Anonymous · junio 23, 2010

    pauls pauls pauls: de lo mejorcito y al margen de modas!bel bélico

  2. LIU · junio 23, 2010

    Very enigmatic, bel belllicousus

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s