Una película que nadie hará: “La pistolera inseminada”. Después de la muerte de Ernest Lluch

Garage del domicilio de Lluch, donde fue hallado muerto
el 22 de noviembre de 2000

Chica vasca celebrando la victoria de la SELECCIÓN ESPAÑOLA en el Mundial de Fútbol: la nueva ideología

Imagen del cuerpo del guardia urbano Juan Miguel Gervilla.

La intención de ETA era atentar contra el locutor Luis del Olmo
(quien trabaja para el grupo Vocento [Pedro J. Ramírez, dirige El Mundo]
y se ha declarado a favor de JL RodríguezZapatero)

Copio del diario ABC en su versión digital una noticia que me parece impresionante y que describe la inacabable sordidez de ciertos comportamientos sociopolíticos: los responsables de la muerte de Ernest Lluch quieren reproducirse y al no conseguirlo en los vis-a-vis dentro de la cárcel, recurren a la sanidad pública andaluza, que consiente en sufragar el tratamiento. Nuestro contexto es el de una crisis económica falsa, urdida por las que manejan las riendas del dinero, y fruto combinado de la explotación de nuestro trabajo y la exacerbación de nuestros miedos. Un periodismo de divos y de becarios no parece la solución para brindar una información solvente. Que Rubalcaba promete echar (¿de dónde?) a todo aquel que de lejos o de cerca ensalce el terrorismo etarrar no parece la mejor manera de resolver el ya viejo hechizo que la violencia nacionalista ejerce sobre algunas mentes.

La película: dos tramas simultáneas. Año 2000- Arranca con el cadáver de Lluch en el suelo. Dos horas después, uno de sus vecinos encuentra el cuerpo en el garage. Año 2010- Cárcel de Alcolea, la pareja follando en la celda del vis-a-vis. No preñez. Solicitud de tratamiento de inseminación. Policía llega al garage, dispositivos, manifestaciones. Palabras de Lluch declarando con humor no ser un blanco posible de la banda, por ser desde siempre “un hombre de paz”.
Y a partir de ahí, el retrato improbable de todos nosotros en relación a las distintas formas de vejación emocional, intelectual, económica, que soportamos con la democracia.


Recuerdo la conmoción cuando me enteré de la muerte de Ernest Lluch (1937-2000), profesor universitario, ex ministro socialista ¡de Sanidad! Mi indignación. ETA ya era solo una banda de pistoleros. En el atentado contra Lluch, ya mostraban sin maquillaje que habían entrado en una fase de delirio: de o conmigo o contra mí. Silenciar la razón: la locura. Fue el 21 de noviembre del 2000. No soy experta en el tema ETA. Lo que más me impresionó entonces fue la idea de las dos horas que transcurrieron tras la explosión mientras su cuerpo yacía en el suelo, ya cadáver, antes de ser localizado. Esa impresionante soledad, de su muerte desconocida por todos. Ahí está el peso real del desafío con que Lluch enrostró a ETA. Luego, la policía, las autoridades, los media: fue recuperado por el sistema. Esas dos horas. La sangre. La bala en el cuello. Busco la información, que recuerdo vagamente:

Las primeras noticias del atentado fueron confusas ya que lo primero que se conoció fue la explosión de un coche en un lugar apartado y que no causó daños. Lógicamente, era muy extraño que ETA hubiera puesto un coche bomba para no matar a nadie ni causar destrozos. Dos horas más tarde un vecino encontró a Ernest Lluch en el garaje, tendido en el suelo, al lado de su coche y bañado en sangre. Después de asesinar a Lluch, los terroristas huyeron en un vehículo robado que explosionaron para no dejar huellas.”


__Personajes varios:
Aquí podríamos tener un personaje interesante: “Eta en la intimidad. Diálogo imposible entre un vasco nacionalista y un antinacionalista español.”
Otro personaje interesante: político vasco de la época, habituado a nadar en aguas turbulentas. Sus delirantes equilibrios para seguir gustándose en el espejo.
Confidentes de la policía.
Topo de Eta en la policía.
Etc.

LA NOTICIA PUBLICADA EN ABC

García Jodrá y Nerea Bengoa son responsables de la muerte de Ernest Lluch y han iniciado el tratamiento en un hospital público de Córdoba
Los etarras Fernando García Jodrá y Nerea Bengoa Ziarsolo, integrantes del «comando Barcelona» que asesinó al socialista Ernest Lluch, a dos concejales del PP, a un guardia urbano y que intentó matar hasta en ocho ocasiones al periodista Luis del Olmo, han recibido luz verde para someterse a un tratamiento de fecundación «in vitro». El coste económico -en algunos casos llega a superar a uno de cáncer-, correrá a cuenta del servicio andaluz de salud, al haber sido autorizado por el hospital público Reina Sofía, en Córdoba, provincia en cuya cárcel de Alcolea cumplen condena los dos pistoleros. En concreto, García Jodrá acumula penas que superan los doscientos años de cárcel.
“La petición del tratamiento de fertilidad de los dos ex miembros del «comando Barcelona», en prisión desde 2001, ha seguido una vía distinta a la solicitud de Elena Beloki, antigua integrante del «aparato político» de ETA y compañera sentimental de Juan María Olano, ex dirigente de Gestoras pro Amnistía. La diferencia estriba en la situación penitenciaria: Nerea Bengoa, que también perteneció al «comando Araba» que intentó matar al ex consejero vasco de Interior Juan María Atutxa, está ya condenada en firme, mientras que Beloki era presa preventiva, por lo que necesitó de la autorización de la Audiencia Nacional. Fue la Sala presidida por el magistrado Félix Alfonso Guevara la que autorizó a la ex cabecilla del «aparato político» de ETA a salir de prisión con el objetivo de ser inseminada en un centro de la red sanitaria del País Vasco -Osakidetza-.”
Los propios terroristas solicitaron la ayuda tras no fructificar los «vis a vis»
“En el caso de Nerea Bengoa y Fernando García Jodrá será la Comunidad Autónoma de Andalucía, gobernada por el PSOE, la que pague el tratamiento de fecundación «in vitro», ya puesto en marcha, después de que en los «vis a vis» los dos terroristas no consiguieran el fin deseado. Por ello, se dirigieron al servicio médico penitenciario de la cárcel de Alcolea (Córdoba), al que plantearon su interés en ser sometidos a este tipo de tratamiento. Los facultativos derivaron entonces la petición al hospital público, en este caso el Reina Sofía, que tras someter a los terroristas a diferentes pruebas, consideró viable la aplicación del proceso de fertilidad, siguiendo lo marcado por la Ley de Reproducción Asistida.”
Acumulación de penas
“De esta forma, los dos criminales no sólo tienen la oportunidad de salir de vez en cuando de la cárcel, sino la de cumplir un deseo. Justo lo que ya no tienen a su alcance el socialista Ernest Lluch, los populares Francisco Cano Consuegra, José Luis Ruiz Casado y el guardia urbano Juan Miguel Gervilla Valladolid, asesinados por el «comando» al que pertenecieron Bengoa y García Jodrá, y que azotó especialmente durante el año 2000 a Cataluña.”
Por el asesinato de Lluch, cometido el 21 de noviembre de 2000, Jodrá fue condenado por la Audiencia Nacional a 33 años de cárcel. Su misión fue conducir el coche que llevó a los pistoleros hasta el garaje de la vivienda del ex ministro de Sanidad. Allí, el dirigente socialista, que siempre se mostró partidario del diálogo con ETA, fue acribillado a tiros. [Ojo: fueron dos tiros, al parecer]. En el asesinato del concejal del PP en Sant Adriá del Besós (Barcelona) José Luis Ruiz Casado, el terrorista al que ahora le dan la oportunidad de ser padre tuvo una participación directa. De hecho, fue quien el 21 de septiembre de 2000 efectuó los disparos que acabaron con la vida del edil popular.”
“Tres meses después, el 14 de diciembre, el «comando» colocó una bomba lapa en una furgoneta, cuya explosión abrasó hasta la muerte a Francisco Cano Consuegra, concejal del PP en Viladecavals (Barcelona). La Audiencia Nacional condenó a Jodrá a 47 años de cárcel por su participación en el atentado, tanto en la preparación como en la ejecución del mismo.”
“Por el asesinato de Lluch, perpetrado en 2000, Jodrá fue condenado por la Audiencia Nacional a 33 años de cárcel” Y seis días después, el 20 de diciembre de 2000, García Jodrá efectuó el segundo tiro con el que fue rematado en el suelo Juan Miguel Gervilla. El guarda urbano se cruzó en el camino de un coche bomba que tenía por objetivo a Luis del Olmo. En su confesión ante la Guardia Civil, el etarra dijo que el «comando Barcelona» había intentado asesinar al periodista ocho veces entre junio y diciembre de 2000. Incluso reveló que Del Olmo se había convertido en un objetivo «casi personal».
Mientras, Nerea Bengoa fue detenida por primera vez a finales de 1995 por formar parte del «comando Araba», que planeó asesinar al entonces consejero vasco de Interior Juan María Atutxa. Tras permanecer tres años en la cárcel, salió en libertad provisional y huyó para integrarse nuevamente en ETA.
El día 24 de agosto de 2001 fue por fin detenida en una operación de la Guardia Civil realizada en Barcelona, Tarrasa y Argentona, que también dio como resultado la detención de Fernando García Jodrá, entre otros pistoleros y colaboradores del «comando Barcelona».
_____
Del ABC: la noticia está por confirmar, claro, pero la idea queda ahí.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s