Pola Olaixarac… o el cambio de paradigma

Pola Ola-ixarac y compañía. Pongo la foto, claro está, por la compañía.
Siempre me ha gustado la gente irreverente, con la cabeza bien amueblada.
De haber topado con una compañía así en la Facultad de Filología,
no habría disuelto en la memoria esos años como agua sucia

(Nota: Que Liu sabe que es Pola Oloixarac. El juego de palabras es privado)

 
Bueno, desde que empecé a oír hablar de Pola Ola+etcétera me dije: por fin una inteligencia libre, al viejo y perdido estilo francés de la guapa resabiada (voyez la Nouvelle Vague, mes enfants). Llega (o la dejan llegar) veinte años tarde, pero aquí llegó. Conviene advertir que lo que ella dice de ningún modo, de ninguna manera, se le habría permitido decir a una escritora española. Ni de esa edad, ni antes de ahora ni ahora. Se acepta porque viene de Argentina (¿alguien se imagina la recepción si viniera de Bolivia? ¿de Colombia? ¿siquiera de México? ¡De Guatemala! ¡De Panamá!) Argentina tiene su colección de iconoclastas. Su tradición de deconstruir los tópicos y costumizarlos. Aunque no se recuerde, aunque no conste ya, Astor Piazzola lo fue del tango. Y Borges, cuchillos y fronteras, del texto, de la melancolía del héroe. Y Pauls descompuso el molde como también Cortázar… Ni siquiera hay que apresurarse en citar a los norteamericanos. Lo cual no quita para que, por el revuelo que ha suscitado Pola Ola…, y porque saludan su llegada quienes lo hacen, nuestros modernos más modernos oficiales, se ha demostrado que si sus teorías son salvajes es porque hay demasiadas teorías caducas, domesticadas, reblandecidas, con las que toca lidiar desde hace más de veinte años. Y dijeron, y decían, ay, que la modernidad había llegado. No, qué va. Solo eran esteticistas y peluqueros y enfrente unos pocos, poquísimos cómo llamarlos ¿artistas? que fueron más lejos de los anillos en los pezones. La Triste Movida.
¿Se puede no creer en la práctica del psicoanálisis y sí en el psicoanálisis? Claro.
¿Se puede creer que la crítica literaria sirve para algo? Claro.
¿Se puede creer que publicar Las teorías salvajes no va a cambiar casi nada? Nos queda la duda. Pero borra de un plumazo a nuestras enfants-terribles y sus empanadas celestes, o terrestres, o da lo mismo.

En todo caso, el párrafo que me interesa es éste: “Cuando le comentamos a Pola los recientes movimientos para acercarla a las teorías nocilleras como alumna aventajada, exclama “¡Pero si no los he leído, no llegan a Argentina!”. Luego aclara que ella se ocupa más bien, de lo contrario: “Disiento con fuerza de las teorías postmodernas. No sólo de cómo destruyen la verdad sino también la moralidad. De las propagandas simultáneas del fin de la historia y el fin de los relatos devienen consecuencias muy malas para la literatura. Proliferan los libros pequeños, de corto aliento, fragmentarios, las literaturas del yo… Hay una democratización hacia abajo de las intenciones artísticas. No tenemos por que tolerarlo solamente porque haya un montón de gente a la que se le terminaron las ideas. Lo que a mí me interesaba al fundir literatura y filosofía era volver a pensar la literatura como una forma de conocimiento”.

No es la primera en afirmar con contundencia esta exigencia –Terry Eagleton formula prácticamente con estas mismas palabras su definición de la narrativa neobarroca y lo posmoderno–, pero me gusta que se plantee como una reivindicación vital previa a cualquier pudor moderno.

Voy a leer pronto Las Teorías Salvajes (muy simpáticos en Alpha Decay) y aquí lo cuento.
Aquí se puede leer la entrevista de El cultural a POLA OLOIXARAC:
http://www.elcultural.es/noticias/LETRAS/341/El_largo_y_salvaje_aliento_de_Pola_Oloixarac
Entrevista por Canal l – Clavadita a Fanny Ardant!
Anuncios

2 comments

  1. Rubí · mayo 3, 2011

    Estoy de acuerdo, me gusta tu post. Lo que me faltó es un mayor desarrollo de por qué a una española jamás se le permitiría escribir como Pola. Eso nada más.

    • Liu · mayo 3, 2011

      Hola Rubí, tienes una respuesta más larga en otros post, pero si has leído algo de novela española de los años noventa -sobre todo del 95 en adelante– verás que se publicó mucha narrativa light.
      gracias por el comentario!

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s