El placer de los extraños, Natasha Richardson y Rupert Everett

Dos imágenes del cartel de El placer de los extraños, dirigida por Paul Schrader
Ahora que Natasha Richardson ha fallecido de modo tan repentino, los diarios tienen la ocasión de demostrar lo indocumentados que están. Se la presenta únicamente como hija de dos monstruos del cine –la actriz Vanessa Redgrave y el director Tony Richardson– y como mujer del actor Leam Neeson y, en todo caso, una supuesta gran actriz reconocida en América.
Pero los españoles tuvimos la ocasión de ver una película que, casualmente, la llevó a ganar el premio a la mejor actriz –se lee en el cartel más grande–. La recuerdo no sólo porque Rupert Everett, reconocido homosexual, interpreta un magnífico papel de novio sexy sin ambigüedades de la chica –Natasha Richardson–, sino porque el argumento posee una profundida que ya no se estila.

La película arranca con una confesión a cámara del actorazo Christopher Walken. Una confesión completamente patológica en la que habla de una infancia de malos tratos y abusos o algo semejante. El flash-back que justifica la confesión lleva al viaje de luna de miel de esta pareja ideal –Richardson y Everett- por Venecia, que reparten su tiempo entre la cama y los paseos junto a los canales y donde precisamente conocen a Walken, anglo como ellos, que los invita a su palazzo. Sigue una inquietante relación con Walken que, naturalmente, termina mal para Everett, objeto de su deseo. La película habla de deseos reprimidos, de personajes destructivos y de sacrificios. Me sigo acordando de ella porque la película contenía un mensaje sobre ese tipo de personas que encuentran en los diagnósticos de los psiquiatras y psicoanalistas una coartada para el daño que hacen… Y porque en la época yo tenía un amigo italiano que me iba señalando entre los extras de la película a varios amigos suyos!

Paul Schrader, su director, es guionista nada menos que de Yakuza, Taxi Driver, La última tentación de Cristo, según descubro en la Wikipedia, y como director de, entre otras, American Gigolo, la que hizo famoso a Richard Gere.
Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s