SÓLO TE AHORCAN UNA VEZ, de Dashiell Hammet

Dinero sangriento, de Dashiell Hammet

El agente de la continental. www.mysterynet.com/hammett/
Los detectives de los relatos de Hammett tienen cierta tendencia a preguntar a propósito de alguien desaparecido o sospechoso (o las dos cosas a la vez) de dónde era. Y la respuesta suele ser: “de un pueblecito” de Delaware, de Maryland, de Filadelfia… Y es fácil pensar entonces que Hammett era sensible a esa necesidad de la gente de salir de la nada en busca de algún tipo de fortuna. Como el mejor escritor de novelas de detectives nació en un lugar de Maryland (en 1894), lo fácil es creer que veladamente reflejaba su personalidad y vivencias en sus personajes. Pero de Hammett suele decirse que nunca habla directamente de sí mismo en sus novelas y relatos aunque se inspirara en lo que vio cuando era detective en la Agencia Pinkerton.Era un mozalbete de 20 años cuando en respuesta a un anuncio en la prensa ingresó en la agencia de investigación privada más famosa de América; llevaba ya seis años aburriéndose en oficios variopintos como despachos de abogados, fábricas, compañías ferroviarias, etc., así que la nueva ocupación inyectó emoción a su vida. También le dejó ver a una edad muy temprana las trastiendas del alma de la gente cuando no vive sus momentos más felices y el papel catártico de la violencia. Los detalles más significativos de la vida del escritor, como su participación en las dos guerras mundiales, los estragos de la tuberculosis y el alcoholismo, su tormentosa y larga relación con la singular escritora Lillian Hellmann (con la habitual nota misógina que atribuye a Hellmann la decadencia artística de Hammett), y su actitud frente a la Caza de Brujas emprendida por el senador MacCarthy podemos encontrarlos en la introducción a El agente de la Continental, (Alianza Editorial) firmada por Steven Marcus. Lo mismo, pero en un estilo a lo Hemingway lo cuenta el propio Hammett en Tulip, una original y breve autobiografía escrita con el humor sesgado que es su característica. Los diecinueve relatos de Sólo te ahorcan una vez parecen un compendio y una puesta de largo de Dashiell Hammett en un español vigoroso a la medida de las musculadas aventuras que viven esos personajes en busca de su sueño. El conjunto es un retrato en blanco y negro puros de la América de la Gran Depresión y el wiskie de contrabando.

La mayoría de los protagonistas tienen entre 20 y 45 años y el móvil de las conductas delictivas es la codicia y la pasión amorosa desatada, que es otro tipo de codicia. Los describe con cuatro frases y muchas veces con un humor radical, como cuando de alguien se dice: “Es un mal sujeto. No da golpe. Escribe poesía o algo por el estilo”. Si sabemos que Hammett escribió poesía antes de dedicarse a la novela, entendemos la gracia. Ellos son apuestos y bien parecidos como actores de cine o de físico deformado por las tundas como una cara pintada por Dubuffet y ellas son de una “hermosura infernal” como una Jezabel instalada en San Francisco, o sencillas amas de casa con maneras gatunas que delatan tiempos pasados menos apacibles. Boxeadores, hampones habituales, policías celosos, estafadores ocasionales y profesionales, herederos de fortunas industriales. Aunque no todo el mundo mata y siempre hay alguien dentro de la ley para requerir la intervención del detective. Pero incluso éstos dan a entender que nada es definitivo.

Se desprende que en aquellos tiempos de hambre y nomadismo en que el dinero tras el Crack de la Bolsa del 29 parecía una realidad volátil los que se encontraron con que tenían entre 20 y 45 años, la edad de comerse la vida a bocados, y problemas para obtener dinero, estaban dispuestos a todo para lograr sus fines. Podían cambiar de Estado, de personalidad y de atrezzo todas las veces que quisieran, pero al llegar a San Francisco se encontraban con el agente de la Continental.

María José Furió

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s